Estación petrolífera de Ayoluengo

El campo, descubierto en 1963, entró en producción en 1964. Desde entonces, se han producido unos 17 millones de barriles de crudo, consumido directamente como combustible por industrias de la región. Entre 1986 y 1997 se aprovechó el gas asociado al crudo para generar electricidad. En la actualidad, el campo produce unos 160 barriles diarios de petróleo.

La antigua empresa estatal española del sector de hidrocarburos descubrió un yacimiento en la localidad de Ayoluengo, del que empezó a extraer crudo en 1964. Pronto se comprobó que ese pozo no contenía grandes reservas. Pese a ello, el yacimiento sigue en marcha, aunque está casi agotado en el último año, produjo unas siete mil toneladas del petróleo.

Las razones de esta pequeña explotación son la fragmentación del yacimiento y la baja calidad del crudo que exige grandes recursos de refinado. La composición química de este petróleo estropeaba los catalizadores de las refinerías y hace que se comercialice en bruto como combustible industrial, empleado por industrias del vidrio de Cantabria (Vicasa, Cesa) y el País Vasco.

Lo más sorprendente es que los técnicos calculan las reservas entre 80 y 100 millones de barriles e indican que existen grandes bolsas de gas que se cree están almacenadas en el subsuelo.

Los yacimientos de Ayoluengo cuentan con una planta de tratamiento del crudo que permite separar el agua y el gas (utilizado para hacer funcionar a las bombas de superficie).

En 1990 Repsol pasó a controlar los yacimientos, inicialmente explotados por la norteamericana Chevron, y desde el año 2002 la explotación pertenece a la empresa Northern Petroleum, que tambien tiene los derechos para explorar zonas aledañas como Huidobro y espera aumentar la producción hasta los 350 barriles diarios.

En el siguiente esquema es posible observar la estructura del campo petrolífero de Ayoluengo.

estructura

Diferentes fotografías de la explotación petrolífera de Ayoluengo

 

pozo1 pozo2

pozo3 pozo4